28 January 2009

Adios my friend....I miss you already



Cuando andaba en la Ecovia o en Camal Aeropuerto lo unico que sabia que haria mi vida mas facil era tener mi propio autito. Algo barato y sencillo que me sirva para movilizarme de la casa, a la U, al trabajo y por ahi a una que otra farra.

Cuando llegue a esta pais, el ser parte de la familia gringa por un año me dio la posibilidad de manejar su pontiac rojo del año 93, que era uno de sus dos automoviles.

Me costo un poco el acostumbrarme a la velocidad en las carreteras de la ciudad, el entrar de una calle de normal velocidad a las de alta velocidad, en fin, fue toda una experiencia, pero finalmente obtuve algo de experiencia y saque la licencia del estado de Minnesota.

La primera vez que pude sacar el auto rojo sola, fue una noche de invierno del mes de enero del 2002. Despues de ir de shopping con mi amiga y dejarla en su casa, regresaba yo tranquilamente por una calle bastante oscura y de repente al frente de mis ojos, uno de los cientos de venados que habitan esas tierras estaba en medio de la calle y fue demasiado tarde, no pude frenar, el venado hizo miercoles el frente del carro.

Me sente en la vereda, en medio del congelante frio y la nieve, a pensar como salir de tremendo problema! mi primera noche, manejando sola y choco el carro de la familia.

Me iban a matar.

Todavia estoy viva. Fue una noche que nunca olvidare. Los nervios no me dejaron hablar con mi 'host-dad' por un par de horas, finalmente todo paso, el seguro pago el daño, y despues de varias semanas me volvieron a confiar el autito, sin el cual yo no era nadie. Viviamos en un suburbio a las afueras de Minneapolis, y alla buses? taxis? andar sin auto? simplemente era inexistente.


Ese fue el unico accidente que tuve. Ahora me rio cuando lo recuerdo.

Cuando llego el momento de mudarme a mi departamento y necesitaba un auto, termine con el mismo Pontiac, comprado a un precio baratisimo, y el cual me acompaño por unos 3 años mas.

Luego , nos mudamos a Carolina del Sur. El carrito no daria para tal viaje, asi que fue entregado a otra victima. Aqui tambien el carro era una tremenda necesidad y pude comprar mi primer auto, mi primogenito, mi Mustangcito GT nuevo de paquete, con V8 y un equipo de sonido inigualable.


Yo solo queria un auto. Algo que me llevara de punto A al B sin darme problemas. Cuestiones del destino hicieron que me convirtiera en dueña de tal Mustang.

Me acompaño cerca de 4 años. Me convirtio en amante de la velocidad, del volante. Cuando manejo otros carros, me desespero, no hay como mi Mustangcito.

Pero todo lo bueno tiene un precio, y mi carrito no fue la excepcion.

La crisis nos ha llegado a todos, y toco venderlo. Tuve suerte, apenas puse el anuncio alguien lo compro enseguida. La verdad, puse el anuncio pensando que no se venderia. Al fin y al cabo la gente anda sin plata y el Mustang tragaba gasolina que daba gusto.

Pero asi fue, se lo llevaron el lunes, no me lo esperaba....se que es tan solo una cosa, un carro y nada mas, pero hasta las lagrimas se me fueron (sin que nadie me vea claro esta!!) cuando lo vendi.


I will miss you mi Mustangcito, manejarte fue un placer...........

10 comments:

Atrapasueños said...

pintero el volido, ahora mejor comprate un compacto

Gringuita Quiteña said...

Pana Atrapa: si mi Mustangcito era bien pinton y rendidor, asi como me gustan. De ley ahora toco algo economico y compacto. Maldita recesion!

Ludovico said...

No esperaba otro carro de usted!

Pablo David said...

Totalmente de acuerdo.. Full Glam su bolido Gringuita.. claro que no muy amigable con el medio ambiente... pero bueno, en gringolandia creo que es normal... Y bueno, como dices son cosas materiales, asi que quedarse con los buenos recuerdos de tu mustangsito....
un beso para ti ...

Diego Fabián said...

Snif!!... Snif!!....

(Hasta a mi me dió tristeza!!...)

Entiendo eso de llegar a querer a las cosas, en particular a los carros... Son compañeros de vida, con los cuales se comparten tantas cosas (a veces hasta más que con los amigos!!...)

Un abrazo, amiga...

enredO said...

Alaja tu Mestenio (Mustang es un americanismo). Aunque ya no este contigo, siempre quedan los recuerdos. Hay, si los asientos de los carros pudieran hablar, que no dirian?

Evan said...

Que lindo auto!

Ay Quite, una se encariña con esas naves, no? Me dio tristeza la despedida...

Un besote!

Ana said...

Ya llegará otro, ánimo!

yo misma said...

y cómo se llamaba? porque tenía un nombre no? o Mustangcito era el nombre...
el de ahora, qué tal se comporta??

juanpi said...

Q pena, la plena q se vuelven parte de la familia los carritos.
Es una pena separarse de algo que te ha servido.
Y como el pana enredo dice si los asientos del carro hablaran, me entierro solito.